Radicales libres: Descubre qué son, cómo nos afectan y cómo combatirlos

Por Karla Arango BIENESTAR 617 Visitas
Enviar

¿Qué son los radicales libres?

radicales libres

Fuente

En los últimos tiempos es mucho lo que se ha hablado acerca de los radicales libres, vemos el término en muchos artículos y revistas de salud. Pero por lo general no sabemos muy bien a qué se refiere con exactitud el término.

Los radicales libres son átomos o grupos de átomos que cuentan con un electrón que no está emparejado. Es decir, para el correcto funcionamiento de la célula a nivel molecular, cada electrón debe contar con una pareja. Por eso cuando se forma un radical libre, este trata de recuperar un par desde las parejas que ya están formadas. Es por esto que se dice que un radical libre es sumamente inestable, pues en este proceso puede afectar otras moléculas creando nuevos radicales libres.

¿Porqué se crean radicales libres en el organismo?

Estos se forman en el organismo y favorecen principalmente la acción de el sistema inmunológico, pues estos ayudan a combatir virus y bacterias por medio de la interacción molecular directa con los agentes invasores.

Te preguntarás por qué si estos favorecen las defensas del organismo, siempre se habla de ellos como potencialmente dañinos y perjudiciales para la salud. Esto se debe a la alta producción de estos que genera el organismo, pues hasta un 5% del aire que respiramos termina por convertirse en radicales libres, además estos se pueden producir por factores externos como la contaminación ambiental y la exposición prolongada al sol directo. Como ves hay mucha producción de estos y como dijimos anteriormente estos no solo afectan virus y bacterias, sino que también atacan las células sanas tratando de robar sus electrones.

¿Cómo nos afectan los radicales libres?

Los radicales libres afectan directamente las células entorpeciendo los procesos de asimilación de nutrientes y división molecular, lo que favorece directamente el envejecimiento de las células y en consecuencia del cuerpo en general. Además entorpece los procesos normales a nivel del torrente sanguíneo dificultando la eliminación del colesterol y el azúcar en la sangre. Por otro lado, recientes estudios asocian directamente los radicales libres con ciertos tipos de cáncer, especialmente con los de boca, faringe y estómago. Asimismo se han relacionado directamente con enfermedades neuro-degenerativas como el alzheimer y el parkinson.

¿Cómo combatir los radicales libres?

Para combatir y ayudar a controlar los efectos de los radicales libres, existen los antioxidantes, que se encargan de suministrar electrones extra directamente en el torrente sanguíneo, emparejando con los radicales libres y evitando así que estos afecten a las células a nivel molecular.

Antioxidantes

Como dijimos anteriormente, los antioxidantes están presentes en los alimentos. Pero es importante destacar que no se encuentran en igual medida en todos los alimentos, y para obtener los mayores beneficios de los antioxidantes, debemos llevar una alimentación balanceada y sana consumiendo muchas frutas, verduras y hortalizas.

¿Dónde encuentro los antioxidantes?

Como ya señalamos la mayoría de alimentos contienen antioxidantes pero los que mencionaremos a continuación tienen una concentración inigualable de vitaminas C, E y Betacaroteno, los cuales favorecen los procesos anti-envejecimiento y los procesos antioxidantes:

Zanahoria, fresa, coliflor, coles, naranja, nabo, carnes rojas, pescado, cereales integrales, productos lácteos, té verde, mango, tomate, melón, espinacas espárragos, brócoli, moras, pimiento verde, kiwi, limón y en el vino.

Es importante incluir la mayoría de los mencionados anteriormente en tu alimentación cotidiana, pues existen diferentes tipos de radicales libres y los alimentos que mencionamos producen antioxidantes que atacan grupos específicos de radicales libres pero que resultan totalmente inútiles frente a otros grupos con características diferentes.

Esto es lo básico que debes saber sobre los radicales libres. Qué son, cómo nos afectan y cómo combatirlos. Sin embargo, no están de más un par de consejos extra: Practica deportes o actividad física, evita grandes cantidades de grasa saturada, no expongas tu piel directamente al sol por más de una hora, y si es inevitable cubre tu cuerpo con ropa, evita consumir drogas estimulantes o depresores, evita el licor y el cigarrillo.

 

 

Enviar
Discusión