7 Momentos ideales para meditar

Por Karla Arango Meditación 421 Visitas
Enviar

Meditar es un excelente ejercicio para tener una vida más saludable. Sin embargo por el afán del día a día muchas personas dicen que no encuentran momentos ideales para meditar. Esto sucede porque creemos que solo se puede meditar en un diván o en un ambiente perfectamente equipado. No obstante, esto es un mito, porque si aprendemos a conocernos, situaciones cotidianas se transforman en la oportunidad perfecta para la meditación. Pensando en esto, hoy queremos hablarte de 7 momentos ideales para meditar sin que tengas que interrumpir tus actividades cotidianas.

7 Momentos ideales para meditar

Fuente

1. En el bus, metro u otro sistema de transporte

Todos los días debemos desplazarnos a diferentes lugares, y el recorrido lo utilizamos para pensar un sin fin de cosas que en muchas ocasiones solo sirven para confundir la mente. Este es un excelente momento para que aprendas a observar tu mente. Mirar por la ventana del bus es un ejercicio que te ayuda a relajar. En este punto el objetivo es mirar hacia dentro. Piensa en cómo te sientes, cuál es tu estado de ánimo, a qué se deben tus emociones. Esto te ayudará a estar más consciente de ti mismo y a dominar un poco más tu mente.

2. Sea consciente de su respiración

Respirar es algo que todos hacemos mecánicamente. Sin embargo, ser conscientes de nuestra respiración le trae múltiples beneficios a nuestra salud física, mental y emocional. Este ejercicio puedes ponerlo en práctica en cualquier situación. Concéntrate en tu respiración, en cómo el aire entra y sale de nuestro cuerpo. Aprender a respirar nos enseña a tener bienestar, a no aferrarnos, a dejar fluir.

3. Caminar

Caminar no solo es un ejercicio muy beneficioso para la salud, sino que además nos da tiempo de concentrarnos en nosotros mismos. Sin importar si este es tu ejercicio habitual, o si solo caminas para desplazarte de un lugar a otro, puedes aprovechar este momento para meditar. Sea consciente de sus pasos, de su respiración y agradezca a sus pies por traerlo hasta aquí.

4. Dejar fluir

Este es uno de los pasos más difíciles, pero con un poco de practica podemos lograrlo y ver muchísimas mejorías en nuestra vida. Entiende que no tienes el control absoluto de las cosas. Cuando estés en una situación límite, cuando veas que estás de mal genio o que la rabia empieza a invadirte, es un excelente momento para entender que no tienes control sobre los sucesos del mundo. Aprender a dejar suceder es la mejor forma de meditar.

5. Valora tu cuerpo

No actúes como un robot. Al igual que sucede con la respiración, ser conscientes de nuestro cuerpo nos ayuda a entenderlo. Nuestro cuerpo siempre habla, solo que a veces no sabemos escucharlo. Sin importar si estás de pie, sentado o acostado, tomate el tiempo para analizar tu postura y cada uno de tus movimientos. Esto te ayudará a encontrar puntos de tensión y a soltarlos conscientemente.

6. Al comer

Comer es una de las actividades más importantes para nuestra salud y nuestra estabilidad. Sin embargo, muchas veces lo hacemos mecanicamente, o combinamos otras actividades. Esto impide que disfrutemos la comida conscientemente y que desperdiciemos la oportunidad de hacer que la comida sea un alimento para el cuerpo y el alma. Aprovecha el momento de comer para agradecer por los alimentos y los beneficios que te aportan. Relájate y disfruta cada bocado como si fuera el primero.

7. Al dormir

La noche es un momento excelente para meditar, no solo porque tenemos menos distracciones, sino porque es el momento en el que soltamos todas las tensiones del día. Cuando te acuestes aprovecha para respirar conscientemente y para darte un paseo por tu mente. Te sorprenderás de cuantas cosas puedes aprender de ti, y de cómo esto puede ayudarle a tu vida.

 

Enviar
Discusión